2.3.47.2, 2017-10-10 18:26:25

Inteligencia Artificial

Carreteras inteligentes, las aliadas del coche autónomo

Sensores, cámaras, drones y conectividad son los rasgos destacados de las carreteras inteligentes.

05 enero, 2018

Post anterior Características de la movilidad inteligente by Volkswagen Siguiente post China ya tiene autobuses sin conductor by Volkswagen

Si bien se prevé que el coche autónomo se convierta en una realidad cada vez más común en nuestras ciudades, la infraestructura de las mismas ya ha iniciado una transformación con tal de adaptarse a este nuevo modelo de vehículo. Un elemento clave del proceso es la creación de carreteras inteligentes, aquellas que se convertirán en las principales aliadas del coche autónomo. Pero, ¿en qué consiste una carretera inteligente? A continuación, detallamos sus principales características para entender cómo funciona la infraestructura más innovadora:

Sensores: las carreteras inteligentes están equipadas con sensores de tráfico por todo su recorrido. Permiten recaudar información acerca de la densidad del tráfico en cada momento del día. A raíz de estos datos, se puede gestionar el tráfico mediante medidas como la regulación de los límites de velocidad. El objetivo de implementar este tipo de acciones es evitar atascos y facilitar la circulación de vehículos por las carreteras.

Cámaras: a través de imágenes que transmiten las cámaras instaladas en una carretera inteligente es posible visualizar en todo momento el estado de las mismas. Junto con los sensores forman la base de una gestión de tráfico inteligente, la principal diferencia siendo que las cámaras ayudan a predecir atascos y problemas además de detectarlos cuando están ocurriendo.

Drones: entre los diversos usos del dron se encuentra la creación de mapas virtuales de carreteras. Éstos se realizan de forma frecuente, a fin de mantenerlos actualizados con la más reciente información acerca del estado de carreteras que, por ejemplo, tienen tramos que están en obras y por tanto cambian de un día para otro.

Conectividad: un elemento crucial para definir la carretera inteligente es la conectividad, ya que esta infraestructura facilita la comunicación constante e inmediata con los conductores que están en las carreteras. A ellos les llega información recogida por sensores, cámaras y demás tecnologías inteligentes acerca del estado de tráfico. De este modo se pueden realizar acciones como elegir una ruta alternativa con tal de evitar un atasco.

Con todo, la aparición de sensores, cámaras y drones que hacen de mediadoras entre carretera y conductor demuestra la evolución de la infraestructura en las principales ciudades del mundo.