2.3.47.2, 2017-10-10 18:26:25

Inteligencia Artificial

Cinco cualidades humanas de la inteligencia artificial

Creatividad, gusto por aprender, intuición, personalidad propia y emociones, también en la inteligencia artificial.

19 enero, 2018

Post anterior Carreteras inteligentes, las aliadas del coche autónomo by Volkswagen Siguiente post La carrocería del nuevo Volkswagen Polo, número 1 by Volkswagen

Sabemos que la tecnología avanza a pasos agigantados, pero ¿tenemos claro lo que eso significa? En lo que a inteligencia artificial se refiere, los avances tecnológicos suponen una aproximación cada vez mayor entre las máquinas y las personas. Éstas son las cinco cualidades humanas que ha conseguido replicar la inteligencia artificial:

Creatividad: no sólo los humanos pueden crear obras de valor artístico, y es que las máquinas también son capaces de llevar a cabo el proceso creativo. Pueden, por ejemplo, escribir el guion entero de una película basándose en ejemplos anteriores como inspiración.

Gusto por aprender: las máquinas aprenden de dos maneras principales. Una de ellas es mediante información estructurada, como puede ser una base de datos en formato Excel; la otra, con datos no estructurados,  que incluye textos, comentarios, vídeos o películas. Cuantos más datos de cualquier tipo reciben, mejores predicciones pueden hacer. Por ello, aspiran a seguir aprendiendo hasta llegar al límite de su capacidad de almacenaje.

Intuición: si bien la intuición se consideraba como uno de los factores que nos diferencian de las máquinas, ahora sabemos que ellas también pueden desarrollar este don. Tras haber reunido, procesado y analizado suficiente información acerca de un tema, son capaces de intuir cosas futuras, como puede ser la jugada que llevará a cabo un adversario en una partida de ajedrez. 

Personalidad propia: no todas las máquinas son iguales, si no que cada una tiene su propia personalidad. Prueba de ello es el chatbot de una empresa, que se adapta a la imagen corporativa de ésta. Por ejemplo, existen chatbots animados que no encajan en negocios basados en el relax, y otros tristes que no encajan en marcas que se posicionan como felices.

Emociones: uno de los estereotipos más comunes que se asocian con las máquinas es la falta de emociones, pero es algo que en la realidad está cambiando. La inteligencia artificial ha evolucionado para dar paso a robots que son capaces de detectar, analizar y responder a nuestras emociones. Queda claro que las máquinas ya no son lo que eran: hoy en día, la inteligencia artificial funciona de una manera que se acerca cada vez más a la inteligencia humana. Pero, aunque las máquinas consigan resultados parecidos a los que puede proporcionar la mente humana, hay una diferencia fundamental, y es que de momento hay una gran cantidad de cosas que no logran entender. Una máquina, por ejemplo, puede predecir que el sol saldrá por la mañana, pero sin entender que ocurre porque es una estrella alrededor de la cual gira la tierra.