2.3.47.2, 2017-10-10 18:26:25

e-Mobility

¿Cómo funciona un coche autónomo?

El concepto de coche autónomo sigue siendo desconocido para muchos, que comparten una misma pregunta: ¿cómo funciona un coche autónomo?

03 mayo, 2018

Post anterior Zonas de seguridad para mejorar la colaboración humano-robot by Volkswagen Siguiente post ¿Cómo funciona un edificio inteligente? by Volkswagen

Hasta hace pocos años, el coche autónomo existía únicamente en películas de ciencia ficción. A día de hoy, este tipo de vehículo ha pasado de ser una fantasía futurística a una realidad cada vez más extendida. No obstante, sigue siendo un concepto desconocido para muchos, que comparten una misma pregunta: ¿cómo funciona un coche autónomo?

Cámaras, sensores y radares: Así como un conductor humano debe mantener los ojos bien abiertos a la hora de conducir por la carretera, también el piloto automático es consciente de todos aquellos elementos que se encuentran a su alrededor. Un coche autónomo está equipado con múltiples cámaras, sensores y radares que se encargan de detectar objetos cercanos como señales de tráfico y semáforos, así como otros más lejanos incluyendo curvas o montañas.

Procesador: Con la información recogida, el procesador es capaz de analizar la situación y precisar la forma más adecuada de actuar. En este sentido, identifica la ruta más conveniente para llegar al destino deseado y emite las órdenes para desencadenar el proceso mecánico que llevará al coche hasta allí.

Centralita: Un coche autónomo cuenta también con un sistema informático central desde donde se gestiona el sistema mecánico del vehículo. Gracias a las instrucciones recibidas de parte del procesador, la centralita sabe qué movimientos le conviene activar. Concretamente, la centralita es la encargada de dirigir, frenar y acelerar el coche, sustituyendo así a las manos del conductor humano al volante.

Son varios los elementos de un coche autónomo que deben comunicarse entre sí para conseguir una conducción segura y eficaz. Las cámaras, sensores y radares captan datos acerca del entorno, que se envían a analizar al procesador. Finalmente, éste marca las pautas para que la centralita pueda manejar el coche.