2.3.47.2, 2017-10-10 18:26:25

Innovación

¿Cómo funciona un edificio inteligente?

Resumimos cuatro características que de los edificios inteligentes.

06 abril, 2018

Post anterior ¿Cómo funciona un coche autónomo? by Volkswagen Siguiente post ¿Cómo piensa un robot? by Volkswagen

A medida que se expande el uso de la tecnología inteligente a las diversas capas de la infraestructura urbana, también los edificios se suman al movimiento Smart. Gracias a la evolución de la tecnología, es posible gestionar las muchas viviendas que forman parte de un inmueble de forma más eficaz, más cómoda y menos costosa. A continuación, resumimos cuatro características que de los edificios inteligentes.

Centro de control: El principal componente que distingue a un edificio inteligente es un centro de control desde donde es posible gestionar toda la superficie que alberga. Implica la monitorización de la iluminación, seguridad, climatización o conectividad de la totalidad de las instalaciones. Cada elemento funciona de manera independiente, pero los datos que proporcionan en cuanto a su funcionamiento se combinan para mejorar el funcionamiento del conjunto.  

En caso de emergencia: Otra característica típica que podemos encontrar en un edificio inteligente es un sistema de notificación masiva y evacuación rápida. Mediante numerosos canales, incluyendo el uso de la megafonía o el envío de sms, se consigue alertar a todos los inquilinos, estén o no dentro del edificio, de la emergencia. Además, los datos recogidos durante el incidente sirven para crear informes que permiten analizar la resolución del conflicto con el objetivo de mejorar el protocolo de actuación de cara a futuros imprevistos.

Temperatura ideal: Las viviendas que se encuentran dentro de un edificio inteligente, ya sean residencias u oficinas, cuentan con un sistema de climatización. Se trata de un sistema central que reúne tanto información externa sobre las condiciones climáticas a tiempo real, como datos que proporciona cada inquilino respecto a sus preferencias de temperatura. Ambas fuentes sirven como referencia a la hora de mantener la climatización del edificio en estado óptimo.

Parking inteligente: También es posible encontrar edificios inteligentes que cuentan con su propio parking inteligente, que cuenta con una combinación de software y hardware dentro y fuera del coche que facilita el proceso de encontrar una plaza libre. En concreto, están equipados con múltiples cámaras y sensores que permiten vigilar en todo momento el estado del establecimiento

Más allá de estos cuatro elementos, existe una variedad de edificios inteligentes según su nivel de adecuación al modelo Smart, ya que los hay más o menos sofisticados e innovadores. El elemento clave que todos ellos tienen en común es el centro de control desde el que reunir los inputs de todos los otros subsistemas del edificio.