2.3.47.2, 2017-10-10 18:26:25

Inteligencia Artificial

¿Qué nos diferencia de un robot?

El avance tecnológico es cada vez más prometedor en cuanto a elementos esenciales como la comunicación, la colaboración o el liderazgo.

30 mayo, 2018

Post anterior ¿Para qué sirven los datos en una Smart city? by Volkswagen Siguiente post ¿Qué tipo de objetos se encuentran dentro de una Smart home? by Volkswagen

Actualmente existen dos argumentos principales en relación con la robotización del lugar de trabajo. Por un lado, están los que afirman que la superioridad de los robots en comparación con los humanos amenaza con reemplazar a estos últimos por máquinas. Por otro lado, están los que creen que existen diferencias clave entre ambos que ralentizarán la robotización de la empresa. Podría decirse que hay algo de verdad en cada uno de los dos puntos de vista. Si es así, ¿qué nos diferencia de un robot?

Comunicación: Es cierto que las habilidades comunicativas de los robots están a día de hoy muy avanzadas. Existen máquinas capaces incluso de captar las distintas emociones que reflejamos los humanos mediante la expresión facial. Pero también tienen varios problemas a la hora de comunicar información. Por ejemplo, son capaces de transmitir contenido, pero tienen poca capacidad de interpretación. En la era de las fake news, se trata de una debilidad especialmente notable.

Colaboración: En los últimos años, se han registrado importantes avances en cuanto a la relación humano-robot, sobre todo en cuanto a la seguridad en el entorno laboral. Aun así, las máquinas todavía carecen de competencias emocionales básicas que resultan imprescindibles para la buena colaboración entre compañeros de trabajo. Por ejemplo, saber cuando conviene tomarse un descanso o apaciguar la frustración de otro.

Liderazgo: Son muchas las compañías interesadas en contratar a candidatos que destaquen por sus dotes de liderazgo. Se trata de una cualidad más fácilmente identificada en humanos que en robots, quienes funcionan mediante algoritmos y por lo tanto en algunos casos difícilmente son capaces de tomar iniciativa propia. Por ejemplo, es más probable que un humano pueda reconocer la necesidad de actualizar sus conocimientos a medida que surge nueva información y métodos de trabajo.

Pese a que los robots actuales carecen de diversas cualidades humanas, el avance tecnológico es cada vez más prometedor en cuanto a elementos esenciales como la comunicación, la colaboración o el liderazgo.