2.3.47.2, 2017-10-10 18:26:25

Innovación

Smart City Series: Sídney

¿Qué hace especial a Sídney y qué la diferencia de sus poblaciones vecinas?

30 agosto, 2018

Post anterior Smart City Series: San Francisco by Volkswagen Siguiente post Smart City Series: Tokio by Volkswagen

Sídney se sitúa en el número 12 del ranking 2017 Smart Cities Index de Easy Park y es la segunda ciudad inteligente de Australia, justo por detrás de Melbourne y por delante de Perth. En su voluntad de adaptarse a un presente exigente, Australia apuesta por la innovación. Pero, ¿qué hace especial a Sídney y qué la diferencia de sus poblaciones vecinas?

Lo más novedosos y ambicioso que ofrece Sídney  respecto a las otras ciudades inteligentes del continente son sus ambiciosas perspectivas de futuro. Y es que, pese a que ya incorpora aspectos fundamentales de habitabilidad como la planificación urbanística combinada con un desarrollo sostenible que la convierten en una Smart City en la actualidad, la ciudad va a transformarse en los próximos 10 años. Se trata del programa “Sustainable Sydney 2030” que contiene una serie de directrices con las que se busca convertir Sídney en una ciudad lo más verde, global y conectada posible desde ahora y hasta 2030.

Verde: Sídney se propone ser conocida a nivel internacional por una infraestructura respetuosa con el medio ambiente, sobre todo a través de la reducción de emisiones contaminantes y con una fuerte apuesta por las industrias verdes como motor económico. Todo ello sin dejar de lado la preservación de zonas naturales con parques y espacios diáfanos.

Global: Sídney es ya una de las ciudades más globales del continente oceánico, si no la que más. Este nuevo programa quiere mantener ese estatus y potenciarlo aún más mediante el aumento de la oferta social, cultural y recreativa con el soporte de la innovación y las nuevas tecnologías.

Conectada: aumentar las facilidades de habitabilidad se plantea también como un eje clave para la renovación de la ciudad australiana, meta que se conseguirá mediante el fomento de una red de rutas a pie y en bicicleta, así como a través de la mejora del sistema de conexiones entre centro y periferia.

En definitiva, Sídney se halla inmersa en un proceso de transformación que pretende renacer de acuerdo a las demandas de un presente en cambio constante.