2.3.47.2, 2017-10-10 18:26:25

Innovación

Vehículos eléctricos en el aire: del dron taxi al avión

Así son el dron taxi y el avión eléctrico

16 enero, 2018

Post anterior Smart City Series: Zúrich by Volkswagen Siguiente post Volkswagen estrena Streetmate y Cityskater en Ginebra by Volkswagen

A medida que crece la popularidad del coche eléctrico, otros sectores del ámbito de la movilidad han sido influenciados por este tipo de solución. En este sentido, el sector aéreo se ha visto transformado por nuevas formas de transporte que incluyen el dron taxi o el avión eléctrico. ¿Cuáles son las características de cada uno de los dos vehículos?

Dron taxi: actualmente el uso más común de los drones es el transporte de objetos, ya sean cámaras que filman paisajes o medicamentos que no pueden llegar de otra forma a zonas de difícil acceso. Pero no es lo único que puede transportar un dron. Y es que también existe el dron taxi, capaz de transportar a dos personas por el aire mediante la conducción autónoma. Se trata de un vehículo eléctrico con prestaciones de GPS que se puede solicitar mediante el móvil para realizar trayectos de hasta media hora volando a una velocidad que alcanza los 100 kilómetros por hora. Por ahora, Dubái encabeza la lista de lugares donde más avanzado está este proyecto, ya que es allí donde el pasado septiembre voló el primer dron taxi, aunque sin pasajeros a bordo. En poco tiempo, este vehículo promete convertirse en un modo de transporte habitual en ciudades de alrededor del mundo.

Avión eléctrico: el tradicional modelo de aeronave también se actualiza para convertirse en un vehículo eléctrico. Según incrementa la capacidad y bajan los precios de las baterías eléctricas, tanto grandes compañías como startups tecnológicas se suman al reto de desarrollar aviones eléctricos. Actualmente, el combustible es la fuente de energía más común para aviones de carga, así como aviones comerciales. Pero cada vez se acerca más una realidad en que los trayectos de corta distancia, aquellos que apenas superan los 1.000 kilómetros, se podrán recorrer a bordo de un avión eléctrico. Una de las diferencias entre el avión convencional y el esperado avión eléctrico es que éste último supone una reducción notable en cuanto al ruido que causa el vuelo. Es por ello que los aeropuertos del futuro podrán estar situados a cortas distancias del centro de las ciudades, una ventaja más entre muchas otras que incluyen una mayor eficiencia energética.

Queda claro que la movilidad eléctrica es una tendencia que no se ha visto limitada al transporte por tierra. De cara al futuro, aunque se espera que los dron taxis se desarrollen mucho antes que los aviones eléctricos, ambos prometen transformar el actual sistema de transporte aéreo.